>

Quién puede mover tumundo

Una mujer fue junto a su hijo a ver a Gandhi.  Éste le preguntó qué quería y la mujer le pidió que consiguiese que su hijo dejase de comer azúcar. Gandhi le contestó: “traiga usted a su hijo dentro de dos semanas”.   Dos semanas más tarde la mujer volvió con su hijo. Gandhi se volvió y le dijo al niño: “deja de comer azúcar”.   La mujer muy sorprendida le preguntó: “¿por qué tuve que esperar dos semanas a que usted le dijera eso? ¿acaso no podía habérselo dicho hace quince días? ”  Gandhi contesto: “no, porque hace dos semanas yo comía azúcar”

Ya nos decía Mahatma Gandhi  ”Tú eres el cambio que quieres ver en el mundo” .  Ese pequeño hombre decía:   Si quieres aceptación… acepta antes, si quieres comprensión… comprende antes, si quieres paz… conviértete en la paz!

Sin embargo, en el día a día, solemos quejarnos sobre nuestros compañeros de trabajo, sobre nuestros padres o sobre nuestras parejas, nos podemos quejar sobre el sistema en el que vivimos o sobre la pobreza mundial. Nos solemos quejar sobre todas estas cosas y muchas más, adoptando un papel de víctima que entraña un grave peligro: damos el poder de nuestras vidas a nuestras circunstancias o a las personas que viven a nuestro alrededor.

¿ Y de ti que depende ?

Como también dicen… si algo no te va bien en la vida… empieza a pensar  que es por ti (incluyen a los que dicen tener mala suerte). No somos responsables de las circunstancias que nos corresponde vivir a cada uno de nosotros, tampoco lo somos en muchas ocasiones de las personas que hay en los contextos donde vivimos. Sin embargo, de lo que si somos plenamente responsables, es de cómo reaccionamos ante esas circunstancias.

A partir de aquí, ¿cómo reaccionas ante esas circunstancias? ¿Qué papel estás desempeñando? Con estas preguntas y de otras muchas maneras,espero poder compartir contigo formas de pensar o de abordar situaciones que estarán en tus manos para tener nuevas alternativas y poder ir más allá en las circunstancias que te bloquean. Para  que puedas dejar de comer azúcar antes de decir a los demás que dejen de hacerlo.

También te puede interesar

Invictus                                   Nuestro mayor miedo